Introducción

Las caídas son un grave problema de Salud Pública. Representan entre el 30% y el 40% de los sucesos que ocurren en las personas mayores de 65 años y/o adulto frágil, que junto con los niños son la población más vulnerable (1). La incidencia es tan alta que es considerado por la OMS como un indicador de la calidad de cuidados (2), y es uno de los efectos adversos hospitalarios más frecuentes (3). La Joint Commision International (JCI) incluye su reducción como uno de los objetivos en el área de seguridad del paciente en los Hospitales, como se recoge en el Estudio Nacional de Efectos Adversos (ENEAS) del Ministerio de Sanidad y Consumo y en La Estrategia de Seguridad del paciente 2015-2020 de la Comunidad de Madrid (4).

La importancia es tal que está considerado como uno de los síndromes geriátricos más importantes por su alta incidencia. Los accidentes representan la causa principal de muerte accidental en la población general y la sexta causa en la población mayor de 75 años. Y de estos las caídas son la principal causa.

1 de cada 3 mayores de 65 años ha tenido una caída en el último año, cifra que aumenta al 50% si se superan los 80 años (A). De estos entre el 5% y el 20% tendrán lesiones graves. Y, además, llevan asociado un alto coste sanitario, social y familiar; tanto que se considera que el coste anual para 2020 en España será de 30.000 millones de euros (B).

Por sexos, en la comunidad, las mujeres tienen mayor incidencia de caídas, pero los hombres tienen caídas más graves (C). Esta tendencia se iguala si hablamos de pacientes ingresados en centros hospitalarios o, incluso, puede llegar a invertirse ya que los varones están más debilitados.

El personal sanitario en general ,y más en concreto enfermería, debe estar familiarizado con este hecho, ya que muchas veces son los primeros en acudir a socorrer al caído, siendo un pilar fundamental en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las mismas, así como el compromiso que nuestra profesión ha adquirido en materia de seguridad para con el paciente.

Objetivos