Introducción

Las personas que vemos y tratamos en nuestra práctica clínica nos dejan meternos en sus vidas, sus amores, sus rutinas, sus necesidades, sus miedos, sus anhelos… Nos permiten darles la mano por el camino que andan y nosotros tenemos la obligación de acompañarlos desde el amor y la esperanza, ayudándonos de todo nuestro conocimiento clínico y científico, creando un encuentro genuino con el otro.

Objetivos