Introducción

Las técnicas de enfermería suponen uno de los pilares básicos del trabajo diario de la enfermera y tienen la finalidad de diagnosticar, prevenir y dar tratamiento a los pacientes. 

Para garantizar unos cuidados de enfermería de calidad en relación a las técnicas, la enfermera debe ser capaz primero de seleccionar el procedimiento más adecuado y segundo ser capaz de ejecutarlo correctamente. La correcta ejecución y elección de la técnica no solo hace referencia a tener éxito causándole las mínimas molestias al paciente, sino que también abarca el uso adecuado de los recursos, los cuidados posteriores al procedimiento y los conocimientos para la prevención de complicaciones potenciales y su abordaje. 

 

Objetivos